Como preparar una oposición: academia o preparador personal


La preparación de una oposición suele acarrear entre 6 y 10 horas diarias unos 4-6 días a la semana durante unos 2- 5 años, dependiendo del cuerpo al que se trata de acceder. Lo habitual es dedicarte a tiempo pleno, aunque hay quien empieza los últimos años de carrera, Durante todo este tiempo el opositor prepara el examen, y aunque algunos audaces deciden prepararlo sin ayuda, lo habitual es acudir a un preparador personal o a una academia. A continuación analzaremos los pros y contras de cada opción: 

Preparador personal:
Sin duda es la  opción más personalizada, sin embargo es una labor complicada, ya que no todos los preparadores tienen la misma implicación y el mismo nivel a la hora de encarar la preparación de un alumno. En general, los preparadores son muy efectivos si en la oposición existen pruebas orientadas a conocimiento jurídico y aplicativo a nivel de informes, casos prácticos o temas orales. En este caso es conveniente buscar un preparador que tenga buenos resultados, lo que siempre resulta una garantía. Es necesario que el preparador tenga una gran formación, ya que será el encargado de indicar al opositor lecturas y posibles casos prácticos, además de tomarle los temas orales, y todo ello con espíritu crítico. No es recomendable para el opositor que su preparador tenga un grupo superior a 4/5 opositores al mismo tiempo. Para encontrar a un buen preparador se puede preguntar a opositores que hayan aprobado o acudir a centros oficiales como el INAP, donde facilitan información sobre gente de la propia Administración que prepara opositores. Se establecera entre preparador y opositor una relación de confianza que debe funcionar durante todo el tiempo de preparación. Opositor debe sentirse motivado a seguir pero tambien presionado para seguir esforzandose. Sin embargo tiene como desventaja la dependencia en una sola persona.

Academia:
Un conjunto de preparadores suele ser siempre más recomendable, pues por sus distintas trayectorias ofrecerán siempre una preparación más multidisciplinar y suelen tener una base de datos con apuntes y exámenes más actualizados. Suelen estar más organizados, contar con un centro de trabajo y horarios claros. Pero no olvidemos también que puede acoger un mayor numero de opositores, lo que ayudará al candidato a confraternizar con gente en su misma situación y sentirse apoyado. El gasto suele ser alto pero tienen experiencia en preparar opositores y suelen tener un alto ratio de aprobados. En mi caso es la opción por la que me decanté.

En ambos casos es necesario crear un planning e ir marcandose objetivos, hasta llegar a la fecha del exámen. Por cada tema se empieza leyendo y subrayando, haciendo un esquema, estudiando y al final el tan temido cante. A partir de ahi empieza el sistema de arrastre, ir repasando acumulándolo con cada vez más temas. 


Frase del día:
Las personas sabias, cuando no conocen de algún tema, buscan el consejo de otras para tomar una decisión, porque eso es lo sabio

1 comentario:

  1. El problema está en que no siempre encontramos preparadores o academias donde vivimos. Suerte si encuentras uno de los dos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios y sugerencias.
Los leo todos y contesto lo antes posible.