Oposición a abogados del estado: Planificación


La media de tiempo dedicado a preparar esta oposición es entre 4-5 años, estudiando con dedicación plena: 9 horas al dia 6 dias a la semana, con breves descansos en navidad, semana santa y verano. La constancia es muy importante, es una carrera de fondo y lo importante es aguantar y no quemarse. Hay un mínimo para revisar todo el programa de unos 2 años y luego un tiempo tras el cual el opositor está demasiado quemado, aunque también hay que tener en cuenta cuando se han convocado las oposiciones según la oferta pública de empleo. Normalmente a la primera convocatoria se va a modo de ensayo y es en la segunda o tercera en la que se acude con posibilidades. Parece que  tras unos años de parón vuelven a convocarse con asiduidad.

Dependiendo de las academias, se canta dos o tres veces a la semana, tratando mantener un ritmo ágil de estudio para repasar todos los temas y adquirir fluidez en la exposición. 

Hay que partir de que en el temario de Abogacía del Estado hay dos grandes bloques (Privado y Público, cada uno objeto de un ejercicio oral distinto), y cada bloque dividido en materias: Civil, Hipotecario, Procesal General y Especial, Mercantil y Laboral, todos ellos en Privado; en Público: Constitucional, Administrativo General y Especial, Financiero General y Especial, Internacional y Penal. Con las sucesivas modificaciones del temario, ronda los 480 temas, aproximadamente. 

Aunque depende de cada persona y cada preparador o academia, más o menos la cosa es así:

Primera fase: Al principio se lleva sólo Civil, con entre seis y nueve temas más o menos a la semana.

Segunda fase: Completada la parte de Civil, se empieza con Hipotecario y al tiempo se inicia una segunda vuelta de Civil, de tal forma que se llevan los temas nuevos  habituales y además alguno de repaso. Esto mismo sucede con Procesal, mercantil hasta llegar a laboral, intentando cada vez llevar más temas en global dividiendolos entre temas nuevos y de repaso. Hay temás más fáciles y más difíles, más cortos y más largos, pero a mayor número de repasos más fácil resulta. Al final tenemos que procurar que las partes de Privado que mayor estudio hayan recibido sean por orden decreciente, Civil, Hipotecario, Procesal General y Especial, Mercantil y Laboral.

Tercera fase: Una vez se acaba con Privado, se empieza a alternar un día se lleva Público y otro día Privado (que ya es sólo repaso). Los días de sólo Público, aún así, se suelen llevar también Civiles para permitir que su repaso no se alargue demasiado en el tiempo y se pierda calidad. Igualmente, los días de sólo Privado, se suele llevar algún tema de Público para avanzar más rápido y poder completar el temario entero en un plazo razonable. 

Cuarta fase: Cuando se aproxima el examen, se aparca Público y el opositor se centra en Privado. Es un sprint final en que se procura hacer vueltas completas en plazos cada vez más breves: 8 semanas, 6, 4 y 2, hasta llegar al examen.  Empiezas llevando 10 temas cada día: 4 de civil, 1 de hipotecario, 2 de procesal, 2 de mercantil y 1 de laboral y de ahí en aumento sucesivamente, para que te pregunten a veces entre los temas que llevas ese día o de uno atrasado.

Quinta fase: Superado el primer ejercicio, el opositor se centra en Público, con un horizonte de unos tres o cuatro meses para la convocatoria de este segundo examen. Se hace un sistema similar de vueltas cada vez más cortas con objeto de que finalmente se pueda dar una vuelta final de entre diez y quince días a todo el bloque de Público. 

Sexta y última fase: Superado este ejercicio, se acaban los exámenes orales, y ya quedan el de idiomas y los dos ejercicios prácticos, lo que se suele hacer en menos tiempo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la Literalidad: Aqui depende de cada caso. En general se busca la mayor posible, pero no toda y absoluta. Se  pide literalidad en la Constitución, obviamente, en la mayoría de los artículos de la ley 30 / 92, aproximadamente los 40 primeros artículos de la Ley Hipotecaria, y en algunos artículos de la Ley General Tributaria, y Ley General Presupuestaria. Desde luego, no en Penal ni en Laboral.

Aqui te dejo una lista de preparadores a Abogado del Estado.

Frase del día: “La mala noticia es que el tiempo vuela. La buena noticia es que tú eres el piloto.”
–Michael Altshuler

7 comentarios:

  1. Wuau! Me han entrado las siete cosas sólo de ponerme en tu pellejo jajaja Pero no te preocupes que cuanto más dura sea la batalla más dulce será la victoria!!! Y llegará amiga, llegará! Aunque sea por cabezonería jajaja Un abrazo, OV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, yo hay veces que prefiero ni pensarlo, pero espero que valga la pena. Con esta serie de post quería dar a conocer mi oposición, pero la semana que viene volveré con post más "generalistas". Gracias por los ánimos, igualmente!

      Eliminar
  2. Muy bueno lo que has dicho en otro blog, de que ante el tribunal hay que ir muy blanco para que vean que has estudiado. Me lo apunto!!

    ResponderEliminar
  3. Un buen post. La verdad es que para preparar este tipo de pruebas, las de las oposiciones a abogados del estado, hay que trabajar muchísimo y cuidar todo lo que se pueda la planificación y la inversión de nuestro tiempo. Pero se puede conseguir ;-) ¡Mucho ánimo a todos los que estéis en ello!

    ResponderEliminar
  4. Hola. ¿Puedes especificar tu método para estudiar cada tema?. ¿Consideras mejor estudiar todos los temas del siguiente cante de corrido (como un minisistema de vueltas) o compartimentar 1 tema/día? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hago mini vueltas (me encanta como tu lo llamas) cada vez más cortas y depende de como me sepa cada tema le dedico más o menos tiempo, no se si me explico.

      Eliminar
    2. Gracias por responder. El peligro puede estar en sacrificar calidad por uniformidad.

      Eliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios y sugerencias.
Los leo todos y contesto lo antes posible.